La boda de Carla & Diego (Parte I)

¡Hola, hola!

¡Qué ganas tenia de que llegase el lunes! ¡Hoy por fin ya puedo enseñarte las fotos de Carla & Diego!

Hace poco más de un año que empezamos con los preparativos del que iba a ser su gran día y ya hace casi tres meses del maravilloso 25 de Julio.  Ha sido muy especial para mi ayudarles a organizar su boda, es una gozada que depositen tanta confianza en mi y el resultado ahora lo podrás comprobar, aunque cuando te rodeas de un equipo de profesionales tan grande cómo tuvimos es muy difícil que no sea una boda perfecta.

Cómo hay tantas cosas que te quiero enseñar, espero que no te importe que haya divido la boda en dos partes, pero tranquil@, la segunda viene mañana, no te voy a hacer esperar, aunque seguro que tengo yo más ganas que tu!

La verdad es que no sabría decirte muy bien quién de los dos estaba más nervioso, una de las anécdotas más divertidas de la boda fue que Carla tuvo el vestido guardado en una habitación cerrada con llave para que nadie tuviese la tentación de entrar a verlo, lo guardó tan bien que Diego se llevó esa llave a casa de ellos, que es donde él se iba a preparar y no se dieron cuenta hasta que Carla fue a por él. Por suerte teníamos un timing bastante amplio por si sucedía alguna sorpresa de este tipo.

No me demoro más y te voy contando todos los detalles mientras ves la boda ;)


Ambos tuvieron muy claro cómo iban a ser sus trajes, Diego vistió con un elegante y clásico traje negro con pajarita, camisa blanca y pañuelo, todo confeccionado a medida de la sastrería de El Corte Inglés.













Carla sabía que su vestido de novia tenía que ser de tul, cómo ella me decía, muy princesa! Y tenía que llevar algo rosa si o si, por supuesto los zapatos rosas también! El elegido fue el modelo Carina de Miquel Suay  al que le dio su toque con una preciosa lazada de tul rosa.

Cómo se casaron en San Juan del Hospital también tuvo claro que quería llevar velo, precioso y delicado de tul de seda y encaje de bolillo. Personalmente, lo que más me gustó es que lo quiso llevar tapándole el rostro (velada) y compartir el bello momento de que Diego le descubriese en el altar.

Los zapatos, cómo ya te he adelantado antes, fueron rosas, diseñados por Carla y hechos en Solepiel.

La encargada de que estuviese más guapa todavía fue Amanda Asensi Dasí de Nars  y el precioso recogido de Jose Besó Peluqueros.



















Su ramo de novia debe ser de los más especiales que puedan existir, te aseguro que no era un ramo cualquiera. Donde tu ves un precioso bouquet, en delicados tonos rosas y blancos de El jardín de Mamá Ana hay mucho más. Hay sentimientos, lágrimas y recuerdos transformadas en cuatro rosas blancas en el centro que simbolizan la familia de Carla. Atado con el mismo tul rosa de su vestido y su cascabel.







 A la llegada en San Juan del Hospital sus invitados cogían uno a uno los abanicos que colocamos en la entrada (y que tuvimos que vigilar de que ningún turista se llevara) para poder sobrellevar mejor el calor. 
Y cuando el cuarteto ya tocaba la música de la entrada de Carla... ¡Pilar! ¡Qué me piso el can can!
A la velocidad de la luz nos pusimos su padre y yo a subírselo, y aunque pensamos que no había pasado mucho tiempo al parecer dicen que fue más de un minuto. ¿Pero qué sería de una boda sin estos contratiempos no?

Y por fin hizo entrada la dulce y delicada Carla. A mi siempre me gusta mirar al novio y los ojitos con los que Diego le miraba lo decían todo. Ahí estaba la mujer de su vida, por la que lo dejó todo en Santander y se vino a empezar una vida en Valencia. 

Os confieso que también puso carita de ¿Y ahora que hago yo con el velo?  ¡Jajaja!














  
Recomendación para cuando vayas a una boda: Cuidado con cómo abraces a la novia, ¡puedes arrancarle el velo! Seguro que lo van a necesitar los novios para protegerse de las lluvias de arroz y confeti.
Ellos fueron unos valientes que se expusieron al arroz y los corazones de confeti que les caían encima.






A su salida les esperaba la furgoneta de Vintage Tours , a la que sus amigos decidieron customizar, para trasladarles hasta La Vallesa de Mandor, pero antes a Carla le hacía mucha ilusión ir a un lugar muy especial. Ella que todos los años le hace su ofrenda a la virgen vestida de fallera quería ir también el día de su boda con su vestido de novia.










Justo llegaron a Vallesa cuando el sol comenzaba a caer y disfrutaron de las impresionantes vistas a solas en un momento de tranquilidad absoluta antes de reunirse de nuevo con sus invitados.



Y el resto te lo cuento mañana ¡que aun queda mucho por enseñar de esta boda! ¡Incluído vídeo!


¡Feliz día! 
 

2 comentarios:

  1. Aisssss que bonito todo!, si no fuese porque ya sabes lo que pienso de casarse me daría mucha envidia, es de cuento!

    ResponderEliminar

 

Red Velvet Eventos